Forolabradores usa cookies para mejorar su experiencia de navegación y mostrarle contenido personalizado. Si quiere deshabilitar cookies en su dispositivo, revise nuestra información. Tenga en cuenta que algunas partes de nuestro sitio web no funcionará de forma correcta si deshabilita las cookies. Al cerrar este mensaje, usted acepta el uso de cookies en este dispositivo, de acuerdo con nuestra política de cookies, a menos que usted las haya desactivado. Acepto.

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Este tema está cerrado, no puede editar mensajes o enviar nuevas respuestas  [ 5 mensajes ] 
  Imprimir vista

Cría Responsable y En busca de un Labrador (solo lectura)
Autor Mensaje
NotaPublicado: Dom Jun 21, 2015 8:30 am 
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Sab Dic 18, 2010 1:50 pm
Mensajes: 5343
Ubicación: Talamanca de Jarama (Madrid)
Cumpleaños del perro: Turco: 06/11/2010
Kenya: 22/03/2011
Ficha de perro: viewtopic.php?f=13&t=1315
Image

Creamos este hilo para tener recopilada la máxima información sobre cría responsable y los pasos a seguir para la adquisición de un labrador, es un hilo informativo con información recopilada, en su mayoría, del foro.

Para cualquier consulta, utilizar los otros hilos abiertos para ese fin.

Image

Empezamos con un articulo sobre cría responsable de D. Juan Carbonell, criador de la raza de Labrador de México.

Hace un año escribí un sobre la crianza responsable intentando hacer un poco de conciencia en los que compran un cachorro y para todos esos que se llaman "CRIADORES" por solo anteponerle "Labs" o "Labradores" a un nombre o un afijo. "CRIAR" es intentar aportar algo positivo y cuidar una raza a la que amamos y esto sobre la base de la SALUD, es muy triste ver como mucha gente sigue lucrando vendiendo cachorros pero sin invertir nada en salud. Como garantizan el buen bienestar de los cachorros si ni saben cuales son los antecedentes de los padres, las cruzas se tienen que hacer con responsabilidad intentando disminuir los riesgos sabiendo cuales son los resultados de salud de los ejemplares. Ya llego un punto donde realmente me molesta y me tiene muy decepcionado como le están haciendo daño a la raza. Puedo entender que por desconocimiento una vez se le pueda pasar a alguien nuevo esto, pero muchos "CRIADORES" cruzan y cruzan con perros sin placas y sin NINGÚN examen de salud en varias generaciones.
Lo mas triste es la displicencia y el poco interés por saber cuales son todos estos exámenes de salud que día a día son más.
Para todos aquellos que no lo saben, no se los han mencionado o están intentando adquirir un cachorro; a LOS LABRADORES tiene que realizarles las siguientes pruebas.
PLACA DE DISPLACIA DE CADERA
PLACA DE CODOS
CERF (certificado de ninguna enfermedad oftalmológica)
PRA o OPTIGEN
EIC (Colapso Inducido por Ejercicio)
Examen de Corazón (DOPPLER)
LONG COAT (examen que muestra si son portadores de gen de pelo largo).
DILUTE GENE (los positivos a esta prueba son los perros que utilizan para poder criar los labradores llamados "silver & champagne labs, es algo no deseado).
Y algo más reciente es la prueba de HPNK, aunque esta prueba es más un tema de estético. Es como si se les cuarteara la nariz, pero dos portadores de pueden causar la mitad de los perros afectados en las camadas.
Ojalá todos tomaran conciencia que si siguen cruzando sin la base de la salud el futuro de la raza ira en decadencia...
Y el que habla es xq predica con el ejemplo, TODOS ABSOLUTAMENTE TODOS MIS PERROS TIENEN TODOS ESOS EXÁMENES DE SALUD, es mas cachorros que no han cumplido 8 semanas ya envié las pruebas para saber cuales son sus resultados. OTRA COSA MUY PERO MUY IMPORTANTE, estoy completamente desacuerdo en cruzar a hembras obviamente sin estas pruebas, pero además en total desacuerdo a cruzar a una hembra menor a 24 meses. BASTA YA con todas las personas que cruzan con hembras que no han cumplido los dos años y puedo compartirles una infinidad de artículos y estudios donde explican y avalan esto.
Lo siento por el que se sienta ofendido, con sola una persona que haga reconsiderar con esto, habré ganado por solo compartir esta información.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Re: Cría Responsable y En busca de un Labrador (solo lectura
NotaPublicado: Dom Jun 21, 2015 8:45 am 
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Sab Dic 18, 2010 1:50 pm
Mensajes: 5343
Ubicación: Talamanca de Jarama (Madrid)
Cumpleaños del perro: Turco: 06/11/2010
Kenya: 22/03/2011
Ficha de perro: viewtopic.php?f=13&t=1315
En busca de un Labrador

El perro simboliza siempre la noción de fidelidad de cara al hombre. Poseer un perro por tanto significa, para muchos, disponer del animal familiar por excelencia. Después de madurar concienzudamente la decisión de adquirir un cachorro, recuerda que un cachorro es un ser vivo, tiene sus necesidades, y te acompañará por un largo periodo de tu vida, hay que respetar varios principios.

Imagen

¿Dónde comprar un perro?

El eventual comprador de un perro dispone de varias soluciones, criadores, tiendas especializadas, etc.


Evita la compra por Internet, o perros de dudosa procedencia. Muchas mafias de tráfico y maltrato de animales se esconden bajo anuncios con el único fin de enriquecerse, vendiendo animales procedente de otros países, la mayoría con graves problemas de salud, y progenitores confinados con el sólo fin de reproducir.

Yo recomiendo un criador especializado en la raza, ¿y que mirar y pedir?

Pruebas de salud de los padres, las que se deben pedir como norma general y básicas son las siguientes:

1.- Certificado de libre de displasia de cadera de los padres. Consiste en una radiografías oficiales, normalmente certificadas por AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en pequeños animales) o por BVA (British Veterinary Association), viene clasificadas por unas letras o unos números, dependiendo del organismo que las certifique, y tiene que estar libre de displasia, o tener un grado permitido para la cría. Que los padres estén libres de displasia, no quiere decir que el cachorro no pueda desarrollar la enfermedad, esta enfermedad tiene una gran carga genética, y no actúa solo un gen, actúa una cadena de genes, como se ha conseguido disminuir los casos de displasia de cadera grave o severa, es haciendo una cría selectiva utilizando a padres libres de displasia, o con un grado muy pequeño de displasia. Ya ampliaré la información sobre Displasia de Cadera.

2.- Certificado de libre de displasia de codos de los padres, al igual que los de cadera, consiste en unas radiografías también certificadas por un organismo oficial, normalmente en España, por AVEPA o BVA, viene clasificadas por números, siendo lo ideal la cría con reproductores 0, se permite también la cría con reproductores 1. Al igual que la displasia de cadera, esta enfermedad tiene una gran carga genética, y que los padres estén libres de displasia de codos, no significa que el cachorro no pueda desarrollar la enfermedad. Ampliaré esta información en un articulo aparte.

3.- Taras oculares: Las de carga genética, consiste en un test genético realizado por Optigen, están catalogados en tres grupos, Optigen A, o libre de APR, Optigen B, animal portador del alelo defectuoso y por tanto portador de APR, Optigen C, animal afectado de APR al portar dos alelos defectuosos. Lo normal es juntar a dos perros libres, se puede juntar a un perro libre y a otro portador, pero toda la camada saldrían portadores del gen, que puede desarrollar la enfermedad, pero con esto, lo que se hace es enmascarar la enfermedad, y evita erradicar esta enfermedad en un futuro. Nunca se debe juntar a dos portadores o a perros afectados. Examen ocular realizado por un veterinario oftalmólogo experto, dado su difícil diagnostico. También ampliaré información en un articulo aparte, sobre las taras oculares.

Visitar al criador, para ver al cachorro antes de la adquisición, ver el estado del cachorro, y del resto de los animales que componen el criadero. Ver el estado de sus instalaciones, y conocer a los padres de la camada, para que puedas hacerte una idea de como será el cachorro de mayor, tanto de físico, como de caracter, de pequeños son todos preciosos, pero cuando crecen, puede que no sea lo que estabas buscando.


Déjate asesorar por el criador, él es el que mejor conoce a sus perros, por ejemplo, no es igual una camada estudiada para exposiciones, a una estudiada para trabajo, o una pensada para estar con familia o de asistencia.

Mira que el cachorro y la camada estén inscritos en la LOE (Libro de Origen Español de la RSCE), con esa inscripción, puedes tramitar el pedigree, tramitar el pedigree es voluntario, el pedigree no sólo certifica que el cachorro es hijo de tal, y de tal, es la única forma de asegurarnos de que el perro es de raza pura, y conservará las características propias de su especie, evitando no solo variaciones de estructura y belleza, sino que además posibles malformaciones y futuros problemas de salud y caracter. Desconfía de la gente que te dice que el pedigree es solo un papel sin importancia, y que el perro va ha ser precioso igual.

Que la entrega del cachorro se realice con un mínimo de 8 semanas, y con sus pertinentes vacunas y revisiones veterinarias acorde con la edad de la entrega.

Mira el tipo de garantía, y lo que incluye, por Ley en España, se establece que el plazo mínimo de garantía es de ocho días por si hubiera lesiones ocultas o enfermedades en incubación, generalmente, los criadores amplían voluntariamente esta garantía, mira las condiciones de esta ampliación, y el plazo.

Imagen

¿Que cachorro de la camada?

Hay dos aspectos que merece la pena analizar, la salud y el caracter del perro. El cachorro debe tener sus papeles, su cartilla de vacunación y su identificación en regla, y ser objeto de un certificado de venta. Todo ello sirve para garantizar los antecedentes del cachorro y su buena salud.

El criador debe presentar todos los cachorros de la misma camada. El cachorro no debe poseer un olor desagradable, sus heces deben estar bien formadas y sin rastro de sangre, los ojos brillantes y la trufa limpia. Las orejas deben de ser de líneas nítidas y el pelaje no debe de tener aspecto apagado, ni ser quebradizo. Por otra parte, el cachorro debe mostrarse alegre y juguetón, bien con los otros perros de la camada, bien con los seres humanos.


Además, hay que comprobar el espacio del que dispone el cachorro, la llegada a un nuevo hogar no es un momento agradable para el cachorro. Pero si antes se encontraba en un lugar confinado y sin posibilidad de salir (expositores en tienda, por ejemplo), la adaptación a su nuevo entorno será todavía mas complicada.

Si se trata de un cachorro de compañía, la estética tendrá un peso importante en la elección, tiene que gustar, sobre todo, a su futuro dueño. Para la exposición es primordial considerar las características del estándar de la raza. Para una carrera deportiva, se privilegiará el carácter juguetón y la capacidad de atención del cachorro.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Re: Cría Responsable y En busca de un Labrador (solo lectura
NotaPublicado: Dom Jun 21, 2015 9:17 am 
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Sab Dic 18, 2010 1:50 pm
Mensajes: 5343
Ubicación: Talamanca de Jarama (Madrid)
Cumpleaños del perro: Turco: 06/11/2010
Kenya: 22/03/2011
Ficha de perro: viewtopic.php?f=13&t=1315
La displasia de la cadera

Image

La displasia de la cadera, también llamada displasia coxofemoral, está definida por la Federación Cinológica Internacional como “un trastorno del desarrollo de la cadera, que genera una inestabilidad de dicha articulación”. Ello se traduce en una mala congruencia de las superficies articulares. La cadera es una articulación que pone en juego a una región particular de la cadera, llamada acétabulo, que forma una cavidad, y la cabeza del fémur. En presencia de una mala congruencia, la cabeza del fémur no penetra suficientemente en el acétabulo y éste no recubre adecuadamente dicha cabeza del fémur. Esta enfermedad afecta a numerosas razas, especialmente al Labrador. Un porcentaje no despreciables de sujetos (entre un 10 y un 20%) parece afectado por la enfermedad, según estadísticas establecidas por las instancias cinológicas internacionales (FCI, Orthopedic Fundation for Animals…) sin embargo, este número está probablemente subestimado, ya que numerosos casos no están censados. Además, el porcentaje de sujetos afectados varía según las líneas y las poblaciones.

Aspectos clínicos

Sintomatología
La enfermedad puede presentarse de dos maneras, según se trate de un cachorro en pleno crecimiento o de un adulto.
Los signos pueden aparecer desde las primeras semanas de vida. El perro de menos de un año, en crecimiento, presenta anomalías en la postura y el andar. En la postura, los miembros posteriores se sitúan ligeramente hacia atrás, y los tarsos cerca uno del otro, con el objeto de minimizar la presión sobre la cadera. La posición sentada, es a menudo asimétrica, con un miembro extendido, y el otro replegado bajo el cuerpo del animal, dando la impresión de que el perro se sienta sobre el miembro. El cachorro de Labrador que padezca esta enfermedad, también se sentará de una forma muy particular, doblado sobre sí mismo, con los dos miembros relajados a cada lado, dando como resultado una posición de rana. En los primeros momentos, se observa un andar llamado “contoneado”, con las corvas apretadas, una movilización simultánea de los traseros durante la carrera, con un paso llamado “salto de conejo”. Estas manifestaciones están más ligadas a la inestabilidad de la articulación que a una sensación de dolor. Éste sólo aparece algún tiempo después de los primeros síntomas, y se manifiesta con frecuencia, por crisis y episodios de cojera aguda de corta duración. El déficit funcional se vuelve entonces más importante, con un animal reacio a levantarse, andar, correr, subir escaleras o saltar. Este dolor está ligado a fenómenos inflamatorios de la cápsula articular y microfracturas, estiramiento de los ligamentos.

Con frecuencia, tras estas fases dolorosas en el crecimiento, viene una fase clínicamente muda, sin signos clínicos notables, además de una mayor tendencia al cansancio. Esta fase muda puede durar desde algunos meses, hasta varios años.

A continuación, el perro adulto manifestará signos locomotores. El animal no tolerará el ejercicio, preferirá sentarse, presentará dificultades para levantarse y cierta rigidez, especialmente después de un largo período de inactividad, por ejemplo, por la mañana. Pueden aparecer cojeras unilaterales o incluso bilaterales, especialmente tras un ejercicio intenso o prolongado. Estos signos clínicos están ligados al desarrollo de artrosis a nivel de cadera. No existe correlación entre las crisis artrósicas y la inestabilidad de la articulación. Asimismo, las crisis pueden ser más o menos frecuentes, largas e intensas. La atrofia muscular aparece a consecuencia de la rigidez y el dolor.

Image

Image

Diagnóstico
El objetivo es establecer el diagnóstico con la mayor precocidad posible. En primer lugar, se realizan los test de palpación. En cualquier caso, se trata de manipular el fémur. Si en un primer tiempo, es posible extraer ligeramente la cabeza de fémur de su alojamiento y colocarlo de nuevo, el animal puede considerarse displásico. Estos distintos test tienen por nombre test de Barlow, test de Ortolani, test de Barden, y pueden realizarse muy pronto. Sin embargo, es imposible deducir de un test negativo que el animal está a salvo de la displasia, ya que sólo permiten detectar un número muy reducido de animales enfermos.


El diagnostico radiológico es el utilizado con mayor frecuencia. Este examen se practica siempre con anestesia general. La posición mas frecuente es la recomendada por las instituciones americanas, australianas y europeas (OFA, FCI,…). El animal es situado boca arriba, con los dos fémures en paralelo. La congruencia se evalúa estudiando la posición y la cabeza del fémur, el aspecto del espacio entre el fémur y la pelvis, y la presencia eventual de modificaciones artrósicas. También es posible calcular el ángulo entre la horizontal que pasa por el centro de las cabezas femorales y una recta que une este mismo centro y el borde del acetábulo, del lado correspondiente. Éste se llama ángulo de

Norberg-Olsson. Esta técnica puede utilizarse muy pronto en el labrador, alrededor de los diez meses. Sin embargo, se aconseja no practicarla hasta pasado el primer año.


Otro método es el desarrollado en la universidad de Pensilvania por el profesor Smith: Pennsylvania Hip Improvement Program o Método PennHIP. Sin embargo, este método es objeto de una patente y requiere una formación específica. El animal es colocado boca arriba, se aplica firmemente un sistema de distracción ajustable sobre la pelvis, permitiendo separar ligeramente los miembros. Este sistema permite calcular un índice de distracción o índice de laxitud específico de la raza, indicando el grado de estabilidad de la articulación. Un método similar se utiliza en la universidad de Zurich en Suiza. Estos métodos parecen más sensibles que la tecnica clásica. También permiten un diagnostico más precoz, ya que la técnica puede utilizarse desde los cuatro meses de edad. Sin embargo, su coste y el escaso número de personas competentes para aplicarlos, limitan su uso real.

Recientemente, por la empresa Bioiberica Veterinaria está comercializando una innovadora técnica para identificar de forma temprana a perros con una alta probabilidad de estar libres o padecer displasia de cadera. O bien para establecer un calendario óptimo de seguimiento y tomar medidas preventivas que retarden el desarrollo de la enfermedad.
Se llama Dysgen©, es un chip líquido de ADN que detecta simultáneamente 7 marcadores genéticos asociados a displasia de cadera y determina la predisposición genética de un Labrador Retriever de raza pura, a desarrollar esta enfermedad. Esta tecnología permite, a partir de una simple muestra de sangre, obtener el ADN del perro, y analizar los marcadores genéticos de interés.

Otros métodos como la ecografía, cintigrafía, resonancia magnética, análisis del líquido articular o el análisis de los genes están aún en desarrollo y requieren investigaciones futuras, antes de poder demostrar su fiabilidad.

Tratamiento
El tratamiento de la displasia de la cadera es un problema complejo que ha suscitado numerosos interrogantes. El tratamiento depende de la etapa en la que se interviene.
En el sujeto muy joven, es posible practicar intervenciones quirúrgicas. Estas intervenciones consiste en osteotomías (sección quirúrgica de los huesos) de la pelvis y/o del fémur. orientadas a restablecer la buena congruencia articular. También es posible actuar sobre la sínfisis púbica, con el fin de modificar el crecimiento de los animales y el desarrollo de la cadera.

En el sujeto adulto, la elección de la terapia es más ardua. Para un perro displásico que presente pocas modificaciones artrósicas, es posible proceder a una resección de la cabeza del fémur. El cuello y la cabeza del fémur son retirados y los contactos dolorosos suprimidos. La articulación en sí deja de existir, y los huesos son mantenidos en su posición gracias a las masas musculares. Otra posible solución consiste en sustituir las estructuras naturales por una prótesis de cadera, que permite al animal recuperar una articulación normal.
Sin embargo, para un perro displásico, cuyas caderas están muy afectadas por las modificaciones artrósicas, la cirugía es difícilmente aplicable, por lo que el tratamiento será paliativo, utilizando medicamentos de acción analgésica, anti-inflamatoria y protectores de cartílago (condroprotectores).

En cualquier caso, se aconsejan medidas higiénicas. Conviene evitar el sobrepeso y son preferibles los largos paseos a los esfuerzos breves. Además, en todos los casos, el tratamiento sólo puede ser paliativo, por lo que un animal displásico, siempre será displásico.

Aspecto genético

La displasia de la cadera es una afección hereditaria, es decir, que se transmite de un individuo a sus descendientes por medio de sus genes. El modo preciso de transmisión es aún poco conocido, sin embargo, se trata de un modo que incluye a varios genes (probablemente más de 15). Se habla de un sistema poligénico con “umbral”, es decir, que un individuo puede ser portador de genes codificados para la displasia y no manifestarla, debido a que el número de estos genes es inferior al “umbral”.

Además, el aspecto de la cadera constituye el fenotipo del perro. Éste representa en realidad la suma del genotipo (la información contenida en los genes) y de los efectos del entorno (sanitario, físico y nutricional). Por ello, el hecho de que un perro no esté afectado por la displasia (fenotipo) no significa que no sea portador de los genes (genotipo), por lo que existen “portadores sanos” que son muy difíciles de detectar.

Se habla de heredabilidad para definir la proporción de un factor transmitido por los genes. Se trata de una cifra que varia entre cero y uno. Si la heredabilidad es de cero, el carácter no es hereditario, si la heradibilidad es uno, el carácter está determinado en su totalidad por la genética, sin que el medio ejerza influencia alguna. Para la displasia de la cadera en el Labrador, la heredabilidad varía entre 0,35 y 0,45 según las estimaciones y las poblaciones, lo que significa que los factores ambientales actúan en un 60% sobre la manifestación de la enfermedad. Entre estos factores, se encuentra, en primer lugar, el ritmo de crecimiento, cuanto mas elevado sea, mayor es el riesgo.

La alimentación es un factor importante, la mayoría de los animales presentan una sobrealimentación y, en consecuencia, un exceso de peso, por lo que el riesgo de desarrollar la afección es mayor, especialmente si dicho exceso se manifiesta desde la edad más temprana. En el plano nutricional.
Además, debe limitarse el ejercicio físico en los cachorros susceptibles a desarrollar displasia. El esqueleto inmaduro soporta mal los esfuerzos importantes que podrían aplicarse si el ejercicio es demasiado intenso o largo. Sin embargo, estas recomendaciones afectan a los sujetos potencialmente portadores de los genes responsables de la displasia. Es inútil restringir la alimentación y el ejercicio en los sujetos no predispuestos. Por todo lo anterior, parece primordial intentar conocer el carácter predispuesto o no de los individuos. Para ello, es necesario controlar la cría de los animales, lo que permite asimismo diseñar planes de erradicación.

Plan de erradicación

La displasia de la cadera es una tara hereditaria. Sin embargo, su modo de transmisión hace muy difícil su erradicación, es difícil distinguir a los perros portadores de los genes, cuyo entorno haya sido suficientemente controlado para disminuir la manifestación de la enfermedad, de los perros portadores sanos, portadores de una parte de los genes, y de los perros totalmente indemnes.
Por este motivo, desde hace muchos años, los distintos clubes de Labrador han intentado poner a punto programas de erradicación. En primer lugar, se trata de evitar la reproducción de los perros afectados.

El protocolo utilizado con mayor frecuencia, es el aconsejado por la FCI y la OFA. Las caderas son radiografiadas a la edad de los 12 meses como mínimo. La interpretación de las radiografías sólo puede efectuarse por parte de un lector oficial de la raza Labrador. Siguiendo los criterios de apreciación clásicos; congruencia, aspecto de los huesos y la articulación, presencia o no de artrosis, la articulación se clasifica en 5 grados que van de la A (indemne) al E (muy displasico).

Para un mismo animal, se estudian y gradúan las dos caderas. Sin embargo, sólo se conserva el grado más displásico para la evaluación del animal en sí. De este modo, si un animal tiene una cadera clasificada A y una cadera clasificada C, será clasificado como C. Mediante esta clasificación, conviene apartar a los sujetos demasiados displasicos (D y E) de la reproducción. Este baremo es sencillo, pero parece demasiado impreciso, ya que no se tiene en cuenta la evolución de los perros, y sería interesante repetir la prueba a la edad de los 24 meses. Este programa tiene una eficacia demostrada, pero debido al modo de transmisor complejo de la afección, los progresos son lentos y pequeños.

Clasificación de grado de displasia

El dictamen se encuadrará en la siguiente clasificación, la cual sigue las normas de la Comisión de Displasia Coxofemoral de la FCI, y las recomendaciones del Club Español del Rottweiler y del ADRK.

Grado A – Ausencia de signos radiográficos de displasia de cadera
Grado B – Articulaciones de caderas casi normales
Grado C – Leves signos de displasia de cadera
Grado D – Moderados signos de displasia de cadera
Grado E – Severos signos de displasia de cadera

Existe una correspondencia entre el sistema AVEPA y BVA, que es más o menos, la que sigue:

AVEPA ____ BVA
A _____ Hasta 10
B _____ Entre 11 y 25
C _____ Entre 26 y 35
D _____ Entre 36 y 50
E _____ Entre 51 y 106
* Las puntuaciones númericas de BVA, se obtienen al sumar las puntuaciones de las dos caderas. BVA recomienda criar con perros que tengan menos de 20.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Re: Cría Responsable y En busca de un Labrador (solo lectura
NotaPublicado: Dom Jun 21, 2015 9:43 am 
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Sab Dic 18, 2010 1:50 pm
Mensajes: 5343
Ubicación: Talamanca de Jarama (Madrid)
Cumpleaños del perro: Turco: 06/11/2010
Kenya: 22/03/2011
Ficha de perro: viewtopic.php?f=13&t=1315
La Displasia del Codo

La displasia del codo es una anomalía del desarrollo de esta articulación durante el crecimiento de los jóvenes cachorros. Es una de las causas más frecuentes de cojera del miembro anterior. En realidad, agrupa a tres afecciones distintas: La fragmentación del proceso coronoide medial (FPCM), la osteocondrosis disecante del condillo humeral medial (OCD), y la no unión del proceso ancóneo (NUPA). Todas estas afecciones, con nombres técnicos, afectan a la articulación del codo y se traducen en un mal enfrentamiento de las superficies articulares y/o el desarrollo de excrecencias óseas a nivel de las zonas habituales de roce.

Un perro afectado de displasia del codo, presentan una o varias de estas enfermedades. Realmente la displasia del codo se ha estudiado recientemente. Numerosos interrogantes subsisten y, en comparación con la displasia de cadera, la displasia del codo sigue siendo poco conocida. Sin embargo, la frecuencia en el Labrador es del 15 al 20%. En esta raza la displasia del codo es tan frecuente como la displasia de la cadera. En los machos aparece con mas frecuencia que en las hembras. Finalmente, existe una correlación entre la displasia de cadera y la displasia del codo, un mismo animal puede presentar las dos afecciones.

Image

Clasificación de los grados de displasia

El dictamen se encuadrará en la siguiente clasificación, siguiendo la norma del IEWG (Grupo Internacional de Trabajo sobre Displasia de Codo):

0: Sin signos de artrosis. Buena congruencia articular.
1: Artrosis leve (osteofitos de menos de 2 mm. , esclerosis ligera de la escotadura troclear) , y/o leve incongruencia articular.
2: Artrosis moderada (osteofitos entre 2-5 mm. , esclerosis marcada), y/o incongruencia articular obvia.
3: Artrosis severa (osteofitos de más de 5 mm.), y/o evidencia de enfermedad primaria (Proceso Ancóneo No Unido, Proceso Coronoides Fragmentado, OCD Cóndilo Humeral, Mineralización de Tejidos Blandos Caudal al Cóndilo, etc).

Aspectos clínicos

Sintomatología
Sea cual sea la afección en cuestión (FPCM, OCD, NUPA), los sujetos afectados son siempre perros jóvenes en pleno crecimiento, a veces desde los primeros meses de existencia. Los síntomas son cojeras de intensidad y duración variables, que sobrevienen por crisis más o menos frecuentes, que se agravan en caso de ejercicio sostenido. También se observa una rigidez pasajera al levantarse, que disminuye con la actividad y aumenta con el ejercicio intenso.

El miembro se mantiene en ligera rotación externa y ligeramente separado. Con frecuencia, la afección es bilateral. La presión de la articulación puede producir inflamación o dolor. La manipulación del codo es dolorosa, especialmente durante la extensión, para la fragmentación del proceso coronoide medial y la osteocondrosis disecante de cóndilo humeral medial, y durante la flexión, para la no unión del proceso ancóneo. El Labrador, en general como todas las razas de crecimiento rápido, está predispuesto a padecer la displasia del codo. Parece verse afectado con mayor frecuencia por la osteocondritis del cóndilo humeral medial y por la fragmentación del proceso coronoide medial. Estas dos afecciones muestran los mismos síntomas, anomalías radiográficas similares y con una frecuente coexistencia.

Diagnóstico
El diagnóstico siempre es radiológico. A menudo, son necesarias varias tomas desde varios ángulos, para tener una representación de todas las estructuras que intervienen en esta articulación compleja como es el codo. Al igual que para la displasia de la cadera, la edad del sujeto tiene una gran importancia, por ello no es posible declarar indemne a un perro demasiado joven. Para la displasia del codo, se recomienda con frecuencia esperar entre 6 y 8 meses.

Los examenes radiográficos no suelen ser bastantes sensibles como para detectar pequeños fragmentos o ligeras modificaciones articulares. La artroscopia o la artrotomía pueden utilizarse en primera o segunda instancia, si existe duda sobre las radiografías.

Otros exámenes, como el escáner o la resonancia magnética, son interesantes para evaluar las lesiones cartilaginosas, pero se usan con menor frecuencia.

Tratamiento
La afección se declara sistemáticamente en los sujetos jóvenes, sin embargo, el diagnóstico suele ser tardío. El tratamiento es, ante todo, quirúrgico, y la técnica varia según el tipo exacto de la afección en cuestión.

Cuando la cirugía no puede aplicarse, se recetará un tratamiento paliativo. Se trata de un tratamiento medicamentoso antiinflamatorio y antiálgico, que limita el déficit funcional, pero no permite corregir la articulación defectuosa.

En cualquier caso, se aconsejan medidas de manejo. Conviene evitar el sobrepeso, limitar el ejercicio, y optar por los esfuerzos poco intensos y de larga duración, como el jogging, en lugar de los esfuerzos breves e intensos, como el sprint.

Aspectos genéticos
Al igual que en el caso de la cadera, se trata de una enfermedad con base genética en la cual se producen anomalías durante el desarrollo del cachorro que afectan a la articulación del codo, si bien con esta denominación se engloban dos entidades patológicas distintas:
– No unión del proceso anconeo
– Fragmentación de la apofisis coronoides.

Ambas patologías son lesiones primarias que se estabilizan hacia el año de edad, dando lugar de forma secundaria a la aparición de procesos osteoartrosicos en la articulación del codo.

La causa genética y los factores ambientales son los mismos que para la displasia de cadera; en consecuencia los métodos para la erradicación y control de la enfermedad también serán los mismos, es por ello la necesidad del examen radiografico de los ejemplares destinados a la reproducción. En el caso del codo, el número de ejemplares que padecen la enfermedad y pueden ser asintomaticos es incluso mayor que para la cadera, de ahí la necesidad de los exámenes complementarios.

La BVA recomienda la realización de tres radiografías: una lateral del codo en extensión, otra lateral del codo en flexión, y la tercera craneo-caudal del codo en extensión. Las radiografías se evalúan de forma independiente a la búsqueda de lesiones primarias (osteocondritis) o secundarias (osteoartrosis). Cada codo se interpreta de forma independiente, siendo la calificación de 0 correspondiente a la normalidad absoluta, el valor 1 se adjudica cuando hay ligeros cambios en la articulación pero no suficientemente notorios como para eliminar el sujeto de los programas de cría, los valores 2 y 3 corresponden a displasia de codo moderada y severa respectivamente.
La no unión del proceso anconeo se suele presentar de forma bilateral en ambos extremos proximales del cubito, se manifiesta entre los 5 y 7 meses de edad, causa dolor a la flexión y la extensión, atrofia muscular y cojera, además se nota una crepitación de la articulación debida a la inestabilidad.

El proceso coronoides fragmentado es más difícil de diagnosticar radiográficamente, ya que suele coexistir con una osteocondritis del epicondilo humeral. Además de la cojera, que se inicia de forma paulatina, aparecen dolor a la flexión y la extensión, crepitación articular y desviación de la extremidad hacia fuera al caminar.

El tratamiento dependerá de la severidad de las lesiones y su naturaleza. El tratamiento medico incluye la restricción del ejercicio, control del peso y terapia con antiinflamatorios, con buenos resultados. El tratamiento quirúrgico consiste en la extracción de los fragmentos de cartílago o hueso desprendidos y estabilización de la articulación para evitar el dolor.

La osteocondritis disecante de la articulación escapulohumeral también podría estar englobada aquí, aunque la causa genética de esta no esta aclarada. En este caso se forma un colgajo de cartílago como consecuencia del desarrollo anormal del hueso subcondral. Este colgajo cartilaginoso no puede nutrirse ni cicatrizar al estar desprendido y cae dentro de la articulación, creando la consiguiente cojera debida al proceso álgido.
Otras osteocondritis pueden producirse en la articulación de la rodilla, afectando el condilo femoral, e incluso en la articulación del tarso creando los respectivos casos de artrosis.

Finalmente, la alimentación es un factor importante, la sobrealimentación, el exceso de calcio, las carencias de vitamina C deben de evitarse.

Dada la transmisión genética de la enfermedad, sería conveniente hacer un reconocimiento sistemático y apartar de la reproducción a los sujetos afectados.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Re: Cría Responsable y En busca de un Labrador (solo lectura
NotaPublicado: Dom Jun 21, 2015 10:11 am 
Avatar de Usuario
Desconectado

Registrado: Sab Dic 18, 2010 1:50 pm
Mensajes: 5343
Ubicación: Talamanca de Jarama (Madrid)
Cumpleaños del perro: Turco: 06/11/2010
Kenya: 22/03/2011
Ficha de perro: viewtopic.php?f=13&t=1315
TARAS OCULARES

Image

Escribir sobre las enfermedades oculares más frecuentes de estas razas no significa que los Retriever tengan mas posibilidades que otras razas de quedar ciegos en un futuro próximo, solo queremos intentar explicar algunas alteraciones oculares más frecuentes en esta raza y que deben ser observadas por criadores, veterinarios y propietarios a la mayor brevedad posible con el fin de separar estos animales de cualquier programa de reproducción y evitar de esta forma la diseminación de estas patologías. Quizás las enfermedades oculares sean mas conocidas en los Retriever dado el gran auge en cuanto al numero de ejemplares que existe en Inglaterra y Estados Unidos, países ambos en los que se realizan pruebas exhaustivas a los ejemplares dedicados a la reproducción. La importancia del diagnostico temprano de algunas de estas enfermedades radica en su base genética y carácter hereditario, que será lo primero que intentaremos explicar.

Base genética:

El ejemplo mas claro es la atrofia progresiva de retina, enfermedad que se transmite de forma recesiva simple: el genotipo RR será el de un animal sano, y el genotipo rr será el de un animal afectado; dominando el gen R sobre el r. El caso de los animales Rr es el de los denominados portadores; animales sanos que son potencialmente transmisores de la enfermedad y que solo producirán hijos afectados si son apareados con genotipos rr y Rr, de tal forma que solo pueden ser identificados por pruebas de progenie, al examinar los hijos podremos saber que los padres están afectados por una anomalía en este gen y son transmisores de la enfermedad. Por el contrario si apareamos un portador Rr con un animal sano RR no obtendremos nunca animales afectados, pero ayudaremos a camuflar la enfermedad y perpetuarla durante generaciones, extendiéndola mas todavía y haciendo más difícil su erradicación.
Los ensayos reproductivos son la forma más eficiente de detectar portadores, pero se necesita un gran conocimiento de los pedigríes y hasta siete generaciones para poder dictaminar si un animal es portador o sano, es muy difícil realizar estos ensayos dados los altos costos económicos y su larga duración en cuanto al tiempo.
Otra forma de herencia es la transmisión múltiple o poligenica, los casos mas conocidos son el entropion y la displasia de retina. En este modo de herencia participan varios genes y también las condiciones externas, de modo que el patrón de herencia se hace totalmente irreconocible.

Diagnóstico genético:

Este método diagnostico va ganando adeptos durante los últimos años. Se trata de una prueba que se realiza con una muestra de sangre que debe ser enviada a los laboratorios de referencia ( Optigen o Vetgen), donde por medio de marcadores geneticos se detecta la existencia o no de alelas causantes de atrofia progresiva de retina (APR) en el labrador retriever. Las ventajas de esta prueba son un diagnostico precoz de animales afectados o portadores de APR, las pruebas pueden realizarse incluso a cachorros de tan solo tres meses de edad. La otra ventaja fundamental es que las pruebas genéticas son validas de por vida, así que no hace falta revelara al animal como ocurre con los exámenes oftalmológicos tradicionales que deben repetirse periódicamente.

Como desventaja caben destacar su alto coste económico, su especificidad de lesión (esta prueba no es valida para detectar el resto de anomalías oculares) y la existencia de ciertos falsos positivos que pueden darse cuando existe un alelo mutante, cuestión esta ultima que parece va a ser mejorada con una nueva actualización de los marcadores de la prueba.

Los análisis de ADN para cualquier prueba pueden ser de dos tipos: específicos y de ligamiento. En los test específicos el análisis se hace directamente sobre el gen implicado en la enfermedad y se requiere, pues, que haya sido identificado previamente la naturaleza molecular de la mutación. En otros casos no es posible realizar la prueba directa debido a que no se ha aislado el gen causante o no se conoce, entonces se recurre a las pruebas de ligamiento, en las que se determina el fenotipo del animal para un segundo gen, fácilmente identificable y que se usa como marcador, y que por estudios genéticos previos se sabe que esta localizado en la misma región cromosoma que el gen principal (el implicado en la enfermedad), y muy próximo a el, cuanto mas próximos estén el gen implicado y el marcador mas fiables serán los resultados al disminuir la posibilidad de recombinación entre estos genes. Los test de ligamiento son los realizados por Optigen.

Los resultados de esta prueba categorizan a los animales en tres grupos:
*-Optigen A: animal libre de APR
*-Optigen B: animal portador del alelo defectuoso y por tanto portador de APR
*-Optigen C: animal afectado de APR al portar dos alelos defectuosos.
Este método diagnostico también puede realizarse a partir de ADN obtenido de muestras de semen congelado, de forma tal que se puede saber si un semental ya fallecido puede ser adecuado para utilizarlo en nuestro programa reproductivo.

En un futuro próximo se lanzaran al mercado varios test para diferentes enfermedades de carácter genético, entre otros la narcolepsia en el Labrador Retriever.

EXAMEN OCULAR:

Los exámenes oculares deben realizarse de forma periódica anual, y siempre por parte de un oftalmólogo veterinario experto, dada la dificultad de diagnostico de algunas de estas enfermedades; de hecho algunos criadores británicos muy reputados especifican en la publicidad de su criadero quien ha sido el oftalmólogo que ha revisado sus perros para que no haya la más mínima duda en cuanto a la fiabilidad de los diagnósticos. Toda la información obtenida en estos exámenes, es plasmada en un certificado especifico oftalmológico, y debería poderse utilizar por parte de los distintos clubs de raza y criadores, para así esclarecer la existencia de animales portadores, un ejemplo es el Club del retriever Sueco, que dispone de una base de datos accesible por Internet donde se enumeran todos los perros que han sido detectados como portadores o afectados en los dos últimos años en el Reino Unido los exámenes oculares son publicados en los distintos boletines del Kennel Club, información de libre acceso.

Merece destacar en este sentido la buena labor del Club Español del Retriever, que en sus ultimas exposiciones monográficas invita al prestigiosos oftalmólogos, para realizar las pruebas a los ejemplares que así lo deseen.

En el examen ocular podemos distinguir las siguientes anomalías:

Microftalmia
Menor tamaño del globo ocular, que queda albergado al fondo de la órbita, puede ir acompañado de conjuntivitis mucopurulenta y lagrimeo. El carácter hereditario en la raza no se ha podido demostrar.

Entropion
Se trata de la inversión de todo o parte del margen palpebral, y puede afectar al párpado superior, inferior o ambos. Esta causado por alteraciones en la tensión de los músculos orbiculares y esta influido por factores como la conformación del cráneo, tamaño de la órbita y pliegues faciales. Provoca dolor e irritación con lagrimeo continuo por el roce del párpado contra la cornea y su corrección mediante cirugía resulta fácil. Forma de herencia por transmisión múltiple.

Ectropion
Eversión del margen del párpado inferior que deja expuesta mas superficie de la conjuntiva de lo debido, por lo que se producen conjuntivitis frecuentes; al igual que en el entropion, la corrección quirúrgica es definitiva, y se trasmite de la misma forma. La mayoría de los casos de ectropion suelen deberse a alguna injuria o herida mal cicatrizada en el borde palpebral.

Lipidosis corneal
Deposito de lípidos en la cornea que se manifiesta en forma de manchas de color blanquecino en la parte frontal del ojo y que permiten el paso de parte de la luz; generalmente se encuentran asociada a dietas ricas en grasa.

Cataratas hereditarias
Opacidad del cristalino que afecta al animal desde su nacimiento y le provoca una ceguera total; se puede manifestar desde que el perro abre los ojos hasta los dos años de edad, se transmite por un gen dominante.

Displasia de retina
Se trata de una anomalía congénita presente en el momento del nacimiento, en ella se produce una falta de desarrollo del epitelio de la retina con desorganización de las capas externas, lo cual puede provocar incluso desprendimientos de retina. Los animales afectados se detectan como ciegos a las 6-7 semanas de edad, éstos presentan pupilas dilatadas que no responden a los cambios de luz. Puede aparecer asociada a microftalmia.

Atrofia progresiva de retina (APR):
Actualmente denominada degeneración progresiva de conos y bastones, se trata de la afección hereditaria más frecuente en la retina del perro. En esta enfermedad se produce un fallo enzimático en los fotorreceptores de la retina, que si afecta primero a los bastones producirá una pérdida en la visión nocturna; en cambio, se producirá primero la pérdida de la visión diurna al afectar a los conos. La retina lesionada presentará zonas de pigmentación, de modo que se clasifica como APR central si afectan al centro de la retina y como APR generalizada cuando las zonas pigmentadas se distribuyen por todas partes.
La APR central es la que suele afectar al labrador retriever, se transmite de forma recesiva simple y suele manifestarse con una pérdida gradual y lenta de visión que comienza hacia los tres años de edad. Dado que las alteraciones de fondo de ojo no suelen producir dolor, hay veces en que el propietario no se percata de la enfermedad hasta bien avanzada esta, de ahí la importancia de los exámenes rutinarios para un diagnóstico temprano. Las primeras manifestaciones suelen ser una pérdida del campo visual central, de forma que el perro observa perfectamente los movimientos laterales, pero no los centrales; se trata de perros que al acudir a la llamada de su amo vienen de forma zigzagueante, para así no perderle de vista, o de animales de caza que en el campo son capaces de seguir un pájaro abatido hasta tierra pero luego en el suelo son incapaces de localizarlo. En los casos de APR central, la visión que más rápido se ve alterada es la diurna, al haber mayor densidad de conos en el centro de la retina y ser esta parte la afectada.
Si encontramos un animal afectado sabremos que los padres son portadores del gen y no deben utilizarse para la reproducción, y los hermanos tienen más de un 50% de probabilidades de portar también el gen. Vuelvo a destacar la importancia de diagnosticar cuanto antes a los animales afectados para así poder erradicar de los programas de cría al portador, ya que existen casos de grandes reproductores que han sido utilizados como sementales en grandes países y no se detectó su condición de portadores hasta los 8 años.
Otras alteraciones, como la displasia retiniana multifocal, causada por una anormal diferenciación de la retina durante el periodo embrionario, y los depósitos pigmentarios anormales de melanina en varias partes del ojo se encuentran todavía en estudio, de forma que aún no han sido encuadradas como alteraciones oculares propias de la raza.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Este tema está cerrado, no puede editar mensajes o enviar nuevas respuestas  [ 5 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Saltar a:  
POWERED_BY Style by custom web design , optymalizacja pozycjonowanie strony pozycjonowanie
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com